Category: GOOGLE



Es uno de los portales más jóvenes en Internet, pero aún así fue del interés de el de Mountain View, ya que se ha decidido a comprarlo.

Episodic ha pasado a manos del gigante de las búsquedas, el cual lo mantendrá como hasta ahora, pero el beneficiado será el portal de vídeos YouTube.

Este es similar a los comienzos de YouTube, ofreciendo innovación, además de novedades que van más alla de los vídeos vía streaming.

La integración de sus vídeos va relacionada con el tema del que se hable en webs, foros o blogs, lo que da bastante juego.

Episodic es ” otro YouTube ” en ciernes, del que se beneficiará tanto Google como también la web de vídeos que ira cambiando y ofreciendo novedades.

Desde la propia web de Episodic se ha comentado las pocas diferencias entre unas y otras, dando con un visto bueno la adquisición del segundo.

No ha trascendido el montante de la compra, por lo que no sabemos si ha sido una operación beneficiosa para Episodic o para Google.


El proyecto, conocido como Google TV y en el que también participan Intel Corp y Sony, busca facilitar el uso de aplicaciones como Twitter

 

 

San Francisco (Reuters). Google trabaja con Intel Corp y Sony para desarrollar una nueva clase de televisores habilitados para Internet y decodificadores, según un reporte de prensa.

El proyecto, conocido como Google TV, ha estado en marcha por varios meses y está basado en el software Android de Google, actualmente disponible en algunos teléfonos inteligentes, según un reporte en el “New York Times” que citó a personas con conocimiento de la iniciativa.

Logitech International también está participando y desarrolla artefactos periféricos, como un teclado pequeño.

Según el reporte, los socios esperan facilitar el uso de aplicaciones como Twitter en sus televisores y atraer a desarrolladores de software para crear nuevas aplicaciones en Google TV.

No fue posible comunicarse con representantes de Google, Intel y Sony inmediatamente.

Una portavoz de Logitech dijo que la firma no tenía ningún comentario.

El cazador de agujeros


Como en una película del Oeste, Google acaba de prometer recompensas de 370 euros por cazar no forajidos, sino fallos de seguridad en su navegador Chrome. La práctica de dar dinero a quien encuentre estos agujeros, llamados bugs en la jerga informática, es cada vez más habitual y ha creado un mercado en el que participan los mejores programadores del planeta.

Rubén Santamarta es el cazabugs, o ya puestos, el cazabugeros español más conocido. Es de León, autodidacta, tiene 27 años y entró en este mundo hace tres. “Cuando empecé no sabía que había empresas que pagaban por ello, lo que me llamaba la atención era el reto de buscar fallos en los sistemas”, explica. Hoy asegura vivir de esto: “Con encontrar un par de bugs al año en programas conocidos ya no tienes que preocuparte”.

La profesión de Santamarta es muy minoritaria. En España hay otros como él, “no muchos, aunque muy buenos; tienen otros trabajos y no se dedican por completo a esto”. Suelen ser hombres, adolescentes o veinteañeros, que lo hacen por afición. La mayoría de los cazabugeros viven en Estados Unidos (un 25%), el Reino Unido (5%), Alemania e India (4%) y Francia, Brasil y España (3%), según Tipping Point, una de las empresas de seguridad que pagan a quien le lleve el mejor bug.Encontrar un agujero puede ser cosa de horas o de semanas. En teoría es más fácil hallarlos en programas libres, ya que su código fuente es público, pero como contrapartida hay más gente buscando. Los programas propietarios como Windows, la especialidad de Santamarta, tienen la dificultad añadida de que primero hay que inferir su código, pues éste no es público.

Los cazabugeros no suelen trabajar por encargo. “Soy yo el que inicia el análisis del programa que considero más interesante”, afirma Santamarta. Este análisis consiste, por una parte,en inferir el código del programa mediante ingeniería inversa, para así poder buscar errores en él, y por otra, en aplicarle técnicas de fuzzing: “Probar multitud de opciones hasta que alguna hace cascar al programa”.

Los fallos más rentables, explica Santamarta, “están en los programas del lado cliente para sistemas Windows”. Van muy buscados los agujeros que pueden aparecer al visitar una página web o al abrir un documento PDF, DOC, Power Point o Excel.

Una vez descubierto el fallo, lo vende a empresas de seguridad, que usarán esta información para mejorar sus programas de detección de intrusos, ya que cuantas más vulnerabilidades conozcan, más protegidos estarán sus clientes.

Las principales empresas compradoras son Zero Day Initiative (de Tipping Point, de 3Com), iDefense (de Veri Sign) e iSight Partners. En estas empresas trabajan algunos cazabugeros reconocidos, como Aaron Pornoy (Zero Day Initiative). Otros se agrupan en torno a proyectos de detección de vulnerabilidades, como Secunia, Vupen y Core, o el libre Metasploit, creado por el hawaiano HD Moore para contrarrestar el gran número de herramientas de pago que explotan fallos informáticos.

Pero la mayoría va por libre, como Santamarta o Alexander Sotirov, descubridor de importantes fallos en Windows Vista y, junto con un grupo internacional de expertos, de un agujero en la función criptográfica MD5, que permite crear autoridades de certificación falsas. En esta ocasión no vendieron el agujero, sino que lo presentaron en el Chaos Communication Congress de 2008.

Cuando el investigador ha informado del bug a la empresa de seguridad, ésta avisa a la compañía creadora del programa vulnerable, la cual tarde o temprano publicará un parche. Es tarea de la empresa de software encontrar la solución al problema, aunque algunos cazadores ofrecen parches o su consejo para resolverlo.

La historia no siempre acaba con un parche, asegura Santamarta. “Hay canales de mercado, como algunos Estados y corporaciones, donde el bug vendido nunca llegará a conocerse. La ciberguerra y el espionaje industrial no son ninguna quimera”. En los últimos tiempos, los gobiernos se han convertido en los mejores compradores de fallos, llegando a pagar hasta un millón de dólares, según Pedram Amini, de Tipping Point.

Los cazabugeros con poca ética tienen otro importante cliente en el cibercrimen. No es el caso de Santamarta, aunque asegura haber recibido tentadoras ofertas: “Más de 20.000 dólares para cosas normalitas; en una ocasión ni siquiera pusieron límite. Ni me digno en contestarles”.

Lo más buscado en el mercado negro es un tipo especial de agujero, los odays, que afectan a programas importantes y para los que no existen parches porque el fallo no se ha hecho público, sólo lo conoce el investigador o un pequeño círculo. Los odays pueden usarse para ataques sin defensa posible a priori, como el espionaje a empresas.

Su valor es muy alto, aunque hay un gran hermetismo en cuanto a los precios que se pagan. Hace unos años, un oday que afectaba a los iconos .ANI de Windows se vendía a 5.000 dólares en el mercado negro. Otros superan con creces esta cantidad, sobre todo si afectan a programas muy populares, como Internet Explorer y Firefox.

Algunos agujeros no se venden, sino que se hacen públicos en conferencias de seguridad informática, como la Black Hat. Es la vertiente más lúdica de los cazabugeros: investigar fallos por diversión y hacerlos públicos gratuitamente. Así desveló Santamarta que un sistema de lotería español podía falsificarse.

En el otro extremo del negocio de los bugs están las empresas responsables de los programas vulnerables. “Las empresas de software son las menos interesadas en incentivar a gente externa para que busque vulnerabilidades en sus productos”, afirma Santamarta. Por eso los programas que recompensan a estos llaneros solitarios son escasos y todos de código abierto: Mozilla, Ghostscript, Qmail y ahora Chrome, de Google. Pagan un estándar de 370 euros por bug, cantidad “ridícula”, a juicio de Santamarta.

La falta de alicientes económicos y el riesgo de ser amonestados ha provocado que cada vez sean menos los cazabugeros que informan directamente a la empresa de software de los fallos que encuentran. Se quejan, además, de que la empresa les pide que guarden silencio mientras ella crea un parche que puede tardar meses o no publicarse nunca, ante la impotencia del investigador que ve como el agujero sigue abierto.


El gigante de Internet estadounidense cerrará con un “99,9 por ciento” de probabilidad su buscador en China, informa en su edición de hoy el diario “Financial Times” citando a fuertes conocedoras del proceso.

El gobierno en Pekín subrayó el viernes que no haría ninguna excepción con Google en lo que a su norma de aplicar censura a los resultados del buscador respecta, según informó DPA.

Google denunció hace dos meses ataques masivos de hackers que supuestamente procedían de China y anunció que no continuaría cediendo a las exigencias de censura de Pekín. Si era necesario la compañía estadounidense se retiraría de China, señaló entonces. Desde ese momento se negoció intensamente sobre las condiciones bajo las cuales Google podría continuar operando como buscador de Internet en China.

De acuerdo con el “Financial Times”, las conversaciones se encuentran en un callejón sin salida y la cúpula directiva de Google está decidida a eliminar la censura al buscador.

También en caso de que decida retirarse Google se tomará su tiempo, afirmó el rotativo. El grupo estadounidense tiene intención de mantener otros negocios en China como un centro de investigaciones en Pekín, aunque teme que esto sea imposible si las autoridades chinas adoptan una postura dura.

El ministro chino para Industria y Tecnologías de la Información, Li Yizhong, aseveró el viernes que Google “debe hacer frente a las consecuencias” en caso de que el buscador deje de aplicar la censura.


El sistema operativo Android para teléfonos móviles desarrollado por Google experimentó la mayor subida en la cuota de mercado de smartphones de los últimos tres meses en detrimento de Windows Mobile, de Microsoft y en menor medida, de Palm. Por su parte, la cuota de los terminales de Apple apenas han variado durante el último trimestre.
Según los datos estadounidenses de la empresa ComScore, el número de ciudadanos que poseen un teléfono inteligente ha ascendido un 18% en el periodo de noviembre a enero respecto al periodo anterior, alcanzando los 42,7 millones de usuarios.
RIM sigue manteniendo su posición dominante con un 43% de cuota de mercado, lo que significa una subida de 1,7 puntos porcentuales respecto a los tres meses anteriores -agosto a octubre-. Apple sigue en la segunda posición con un porcentaje del 25,1 (una subida de 0,2 puntos), seguido por Microsoft que obtiene un 15,7% (bajada de 4 puntos).
Sin duda, Android ha sido el sistema operativo que ha experimentado una mayor subida, más del 100%. El 2,8% de cuota de mercado que acaparaba Google en el anterior trimestre se ha visto incrementada en 4,3 puntos porcentuales, alcanzando una cuota total de 7,1%. Por último, Palm obtiene un 5,7% de cuota que se traduce en 2,1 puntos menos que en el anterior estudio.


En esta nueva plataforma online no sólo se comercializarán soluciones del propio buscador sino también de terceros fabricantes de software.

En este sentido, Google precisó que ha llegado ya a un acuerdo con cerca de 50 compañías para que vendan sus aplicaciones a través de esta vía. Entre ellas figuran el fabricante de software de contabilidad Intuit y el desarrollador de aplicaciones para actividades de reembolso Concur Technologies.

Asimismo, Google precisó que el precio de las aplicaciones se moverá en un rango de entre 50 y varios centenares de dólares anuales.

Los responsables de la empresa indicaron que este movimiento viene a reforzar el papel de la ‘nube’ como fórmula para el acceso al software dado que permite a las empresas usuarias reducir costes asociados con la compra, instalación y mantenimiento no sólo de las aplicaciones sino también del hardware.


Google ha comprado DocVerse, un programa que permite editar documentos de Office de Microsoft en Internet. Ambas compañías lo anunciaron en sus blogs, aunque no detallaron los términos de la compra.

Es la cuarta compra del buscador en menos de cuatro semanas, después de las del motor de búsqueda social Aardvark, el servicio de correo móvil reMail y el editor fotográfico Picnik, en una clara ofensiva para añadir herramientas de trabajo en la nube. DocVerse, con sede en San Francisco, fue fundada en el 2007 por un par de ex gerentes de Microsoft.

La adquisición de este editor online continúa la estrategia de competencia directa con Microsoft en la que se halla inmerso Google, además de situarse en la línea de las declaraciones hechas en octubre por el consejero delegado de la compañía, Eric Schmidt, en las que aseguraba que Google reanudaría su ritmo histórico de hacerse con una pequeña empresa al mes como promedio.


 

Si últimamente te sientes atraído por los móviles Android, te recomiendo seguir de cerca los pasos del Acer be Touch E110. Este teléfono de la compañía con sede en Taiwán, llega al mercando teniendo un precio bastante atractivo.

En este terminal con pantalla táctil hallaremos una interfaz personalizada. Con esto, Acer busca que su desarrollo se diferencie un poco de los demás equipos que funcionan con el sistema operativo de Google.

La versión de Android que viene en este móvil de gama baja es 1.5. De esta forma su creador confirma que es de esos fabricantes enfocados en el desarrollo de dispositivos que no destacarán por el número de prestaciones.

El Acer be Touch E110 viene equipado con una pantalla es de 2.8 pulgadas con resolución QVGA, trae una cámara de 3.2 megapíxeles, pesa 100 gramos y sus dimensiones son 103.5 x 54 x 13.4. En su interior viene un discreto procesador ST Ericsson PNX6715 a 416 MHz y una batería de 1500 mAh.

Tampoco será una de las mejores opciones si se busca buena conectividad, ya que apenas ofrece HSDPA con velocidades de 3.6 Mbps y 384 Kbps, en subida y bajada respectivamente. Las otras alternativas incluidas son bluetooth y GPS.

Ahora mismo el Acer be Touch E110 puede adquirirse a 160 euros libre.


 

Pese a que Google y Microsoft son fuertes rivales en el mercado de telefonía móvil, sin embargo, los de Redmond acaban de presentar su primera aplicación destinada a funcionar en los móviles con Android, el sistema operativo de Google.

Llamado Tag, el software utiliza la cámara del teléfono y la convierte en un lector de código de barras para el móvil. Se trata de la primera aplicación que Microsoft ha hecho para este sistema operativo, que rivaliza en el mercado con Windows Mobile, de los de Redmond.

Android es así uno de los últimos sistema móviles en conseguir esta popular aplicación para la lectura de etiquetas, que está disponible en los Windows Phone, el iPhone, las Blackberry y los teléfonos con Symbian.

Esta funcionalidad puede ser utilizada para su uso con etiquetas y códigos de barras, como pueden ser cupones para enlazar a páginas web, transmitir información u ofrecer a los usuarios descuentos en tiendas.

La puesta en marcha de esta aplicación para Android supone la continuación del programa de Microsoft para desarrollar programas para sistemas rivales. En diciembre de 2008 lanzó su primera aplicación para iPhone, llamada Seadragon, y a principios de 2009 lanzó esta aplicación para códigos de barra en la plataforma de Apple.

La guerra de las aplicaciones

Esta colaboración destaca frente a la guerra abierta que se está desarrollando actualmente entre las plataformas móviles. Apple tiene la tienda de aplicaciones para móviles más madura del mercado. A principios de enero, los de Mac aseguraron que habían alcanzado ya más de tres mil millones de descargadas de sus programas.

Este lanzamiento de Microsoft se produce en un momento de competitividad feroz entre los sistemas operativos y los fabricantes de teléfonos, intercambiando denuncias por violación de patentes y acuerdos de colaboración.

Cualquier movimiento en este sentido refleja el interés de los desarrolladores, fabricantes y operadores por conseguir el control del lucrativo mercado de aplicaciones para teléfonos.


El pasado mes de julio se anunció oficialmente la existencia de ‘Google Chrome OS’, un novedoso Sistema Operativo vía web que Google presenta a los usuarios en forma de proyecto de Código Abierto, y que pretende ser “simple y seguro, pero que a su vez sea rápido y ligero para que solamente tarde en arrancar unos pocos segundos”. Desde hace unas horas, podéis ver como será ‘Google Chrome OS’ en los vídeos que la compañía ha comenzado a distribuir, y que os vamos mostrando en este post. El primero es una introducción que pretende hacer un poco de historia de Internet y los Sistemas Operativos, anunciándonos que con ‘Google Chrome OS’ la información no estará almacenada en nuestro PC, sino “en Internet”: