Los móviles con el nuevo sistema operativo de Microsoft , el Windows 7 Phone Series, serán incompatibles con las actuales aplicaciones de la misma empresa, según ha escrito en su blog el ejecutivo de Microsoft Charlie Kindel.

El anuncio deja en la incertidumbre el trabajo de los desarrolladores que se pensarán dos veces si seguir programando para el Mobile 6.5 o esperar a que se instale el 7 a finales de año. El parón es una ventaja más para otros sistemas en fase de implantación y crecimiento, principalmente el Android de Google.

En la actualidad, Apple es el líder de aplicaciones con unas 140.000, seguido de Android con cerca de 25.000 y del propio Windows, entre otros. Microsoft ha querido romper con el sistema anterior, a diferencia de la estrategia de Palm, que recientemente cambió de sistema, pero sus aplicaciones para el viejo software seguían siendo compatibles. Kindel ha anunciado, sin embargo, que el Mobile 6.5 seguirá en activo mucho tiempo, por lo que en el mundo móvil se repetirá lo que viene sucediendo con los ordendores, en donde se solapan en el tiempo diversos sistemas de Microsoft, como XP, Vista y Siete, aunque los dos primeros ya tienen fecha límite a las actualizaciones de seguridad.

Anuncios