Microsoft y Amazon han llegado a un acuerdo que les da a ambas empresas licencias sobre los portfolios de patentes de cada una, y que vuelve a poner de relieve el problema con las patentes Open Source que Microsoft dice tener. En el pasado Microsoft ya tuvo que llegar a un acuerdo con TomTom, y ahora la historia se repite en el caso del lector Kindle de Amazon. La tienda on-line ha preferido llegar a un acuerdo para no tener problemas legales con el gigante del software mundial.

Anuncios